viernes, 8 de junio de 2007

Dos hermanos y un título

Con cierta frecuencia se dejan caer por este blog autores que no son precisamente conocidos acompañados por títulos que con todas las de la ley se le puede dar el titulo de rareza. Pero lo que hasta ahora no había aparecido en el blog es una obra compuesta por dos manos que además son familia, concretamente hermanos. Los compositores protagonistas de hoy: Federico y Luigi Ricci. La obra compuesta por ambos que ocupará el lugar central de esta entrada: Crispino e la comare.

Federico Rizzi nació en Nápoles el 22 de octubre de 1809 y a una temprana edad ingresó en el conservatorio de su ciudad natal. Su primer gran éxito fue una ópera llamada "La prigione di Edimburgo" (recientemente comercializada en extractos por el sello británico Opera Rara). Posteriormente se trasladaría a Viena, donde presentaría varios títulos que gozarían de una buena acogida por parte del público. Posteriormente se trasladaría a San Petersburgo para ejercer una labor docente, abriéndose así un largo paréntesis compositivo que no se cerraría hasta pasados dieciseis años. En 1869 se traslada a París donde sigue gozando del favor del respetable. Muere en Conegliano el 10 de diciembre de 1877.

Luigi Rizzi, al igual que su hermano, nació también en Nápoles un 8 de julio de 1805. Durante su estancia en el conservatorio inicia su trabajo de compositor y consigue triunfar en la celebérrima Scala en 1831 con la obra "Chiara di Rosembergh". Su ópera "Un´avventura di Scaramuccia" haría que su nombre fuera conocido en todo el continente tres años más tarde. Al igual que ocurriría con Federico, Luigi también sufre un paréntesis en su labor compositora que se extendería durante siete años, aunque en este caso se debería a su atribulado estilo de vida, lo que precipitó que fuera obligado a aceptar un trabajo de profesor en Trieste. El 31 de diciembre de 1859, víctima de una enfermedad mental, Luigi Rizzi fallece en Praga.

Nuestra obra protagonista de hoy cuenta con un libreto firmado por Francesco Maria Piave y fue estrenada, cosechando un considerable éxito, en el Teatro San Benedetto de Venecia el 28 de febrero de 1850. La ópera narra las penurias que el humilde Crispino vive en su día a día junto a su esposa Annetta. Las precarias condiciones económicas del matrimonio hace que vivir se convierta cada día en una cuesta más pronunciada. Para terminar de arreglar las cosas, el avaro Don Asdrubale ha puesto su interés amoroso en Annetta y evidentemente pretende conseguirla. Su sobrina, Lisetta, está enamorada del joven Contino del Fiore pero desgraciadamente está gravemente enferma. Crispino, agobiado por su situación, decide suicidarse tirándose a un pozo pero cuando está a punto de hacerlo aparece una extraña mujer que lo impide. Para solucionar su situación financiera le propone que comienze a trabajar como médico. Crispino se muestra reticente, ya que no tiene idea alguna de ejercer la medicina, pero la mujer le aclara el panorama: cada vez que ella se sitúe al lado de un paciente, significará que está a punto de morir. Si en cambio no aparece, ello significará que el paciente sanará. Crispino acepta y no tarda en recibir la visita de la primera persona, Bortolo, que ha sufrido un tremendo accidente. Crispino busca a la mujer y dado que no la ve anuncia su inminente recuperación, hecho que efectivamente se produce. A los oídos de Don Asdrubale llega la noticia, así que acude raudo junto a su sobrina Lisetta, que empeora por momentos y los médicos Fabrizio y Mirabolano, que han dado pocas esperanzas para la joven. Crispino vuelve a observar a su alrededor y viendo que la mujer se sitúa junto a Don Asdrubale anuncia la muerte inminente de éste y la recuperación de Lisetta. Para sorpresa de todos, los hechos son tal y como Crispino ha vaticinado. El reconocimiento de la población y su cada vez mejor situación económica hace que Crispino se convierta en un ser vanidoso y agresivo tanto con su esposa como con la mujer. Ésta, con la intención de reprenderle, le anuncia que en breves momentos llegará su hora y morirá. Crispino comprende entonces su mala actuación, pide perdón a la mujer y se reconcilia con su esposa, finalizando así la ópera.

Pues tras las explicaciones, pasemos a la grabación en sí. La versión que os ofrezco procede del catálogo de Bongiovanni y se trata de una grabación en directo, de muy buen sonido, realizada en el Teatro dell´Opera Giocosa de Savona en noviembre de 1989:




El rol masculino titular es tarea del barítono Roberto Coviello, bastante acostumbrado a estas lides. Su labor global es buena. Una eficiente Serena Lazzarini se encarga de la denominada Comare. Daniela Lojarro cumple holgadamente con el rol de Annetta. Correcto Enrico Cossutta en el papel algo ambiguo del Contino del Fiore. La pareja de médicos, Fabrizio y Mirabolano, son tarea de Simone Alaimo y Antonio Marani, muy metidos en faena. Bien la Lisetta de Daniela Beroni y el Bortolo de Marcello Siclari. Orchestra Sinfonica di San Remo y Coro Francesco Cilea dirigidos por un competente Paolo Carignani, que matiza y enfatiza la partitura cuando ésta lo requiere.

Y para terminar, pues aqui van los enlaces. A disfrutar de esta infrecuente obra:

CD1
CD2

1 comentario:

shahram shokoohi dijo...

Hola como esta amigos? yo se la tema es differente pero quise compartir con usted!excursiones en estambul