sábado, 14 de abril de 2007

Antequera Conquistada

Cuando entrais a este blog y veis al sujeto que hay a mano derecha se puede leer bien clarito que ese tal Antonio -un servidor- es de una ciudad malagueña de casi cincuenta mil habitantes llamada Antequera. Llevo toda mi vida residiendo en la que es mi ciudad y me siento antequeranísimo. Los que me conocen ya saben que si tengo oportunidad de hablar de mi tierra patria, no la pierdo. Es por ello por lo que el post de hoy es algo especial para mí porque me permite unir a Antequera con la música bajo un mismo techo. Y es que Antequera, en el siglo XV, tuvo tal importancia y tal repercusión que la conquista cristiana de 1410 originó un romance que se expandió vertiginosamente por toda la geografía. El denominado Romance de Antequera, de autor anónimo, va a ser nuestro protagonista del día de hoy.

Zambullirnos en el "Romance de Antequera" implica retroceder en el tiempo casi 600 años y situarnos en plena Reconquista. Antequera, por su situación geográfica, en pleno cruce de caminos de Andalucía, era una posesión idónea musulmana, muy estimada y querida en Granada. Poseer Antequera significaba ejercer un dominio en un lugar militarmente estratégico. Las tropas cristianas, encabezadas por el Infante Don Fernando (futuro rey de Aragón, que pasaría a la historia con el sobrenombre de "El de Antequera") eran plenamente conscientes de ello, de tal manera que se imponía el arrebatar de inmediato la ciudad de manos sarracenas. Era sin embargo una empresa difícil: los musulmanes no iban a ceder tan fácilmente ante las pretensiones cristianas. El Infante Don Fernando, ante lo complicado de la conquista, tuvo momentos de duda y se preguntaba si la empresa tendría éxito. Dice la leyenda que en ese momento se le apareció una muchacha rodeada de leones que le dijo en tono sereno: "Salga el Sol por Antequera y sea lo que Dios quiera", empujando al futuro monarca a que iniciara la conquista. Este muchacha no era otra que Santa Eufemia, mártir calcedoniense. El Infante no dudó pues en iniciar la lucha, viéndose culminada el 16 de septiembre de 1410. Para entonces, los musulmanes ya habían permitido la entrada de las tropas cristianas en las murallas, ondeando desde ese momento el pendón cristiano en lo más alto de la Alcazaba. Los musulmanes antequeranos partirían posteriormente a Granada, donde fundarían un barrio que aún hoy día persisite, denominado "La Antequeruela". Siendo Antequera por fin cristiana se imponía la elección de un Santo Patrón para la ciudad y se decidió que la elección fuera tarea de la suerte. Se introdujeron en una urna tres trozos de papel con los tres Santos que la iglesia católica conmemora el 16 de septiembre y en tres veces consecutivas, el nombre que salió al azar fue el de Santa Eufemia, la que días atrás había empujado a Don Fernando a la conquista de la ciudad. Desde aquel día, Santa Eufemia es una de las patronas de Antequera.

Pero, ¿qué ocurría en Granada mientras las tropas cristianas celebraban el éxito de la campaña militar? Aqui es donde entra en juego el "Romance de Antequera". Y en vez de narrarlo con palabras o invito a que leais el texto, en el que se cuenta como un anciano musulmán antequerano parte hacia Granada para informar a su rey de la noticia de la conquista de la ciudad:

De Antequera partió el moro - tres horas antes del día,
con cartas en la su mano - en que socorro pedía.
Escritas iban con sangre, - más no por falta de tinta.
El moro que las llevaba - ciento y veinte años había,
la barba tenía blanca, - la calva le relucía;
toca llevaba tocada, - muy grande precio valía.
La mora que la labrara - por su amiga la tenía;
alhaleme en su cabeza - con borlas de seda fina;
caballero en una yegua, - que caballo no quería.
Solo con un pajecico - que le tenga compañía,
no por falta de escuderos, - que en su casa hartos había.
Siete celadas le ponen - de mucha caballería,
mas la yegua era ligera, - de entre todos se salía;
por los campos de Archidona - a grandes voces decía:

- ¡Oh buen rey, si tú supieses
mi triste mensajería,
mesarías tus cabellos
y la tu barba vellida!

El rey, que venir lo vido, - a recebirlo salía
con trescientos de caballo, - la flor de la morería.

- Bien seas venido, el moro, - buena sea tu venida.
- Alá te mantenga, el rey, - con toda tu compañía.

- Dime, ¿qué nuevas me traes - de Antequera, esa mi villa?
- Yo te las diré, buen rey, - si tú me otorgas la vida.
- La vida te es otorgada, - si traición en ti no había.

- ¡Nunca Alá lo permitiese - hacer tan gran villanía!,
mas sepa tu real alteza - lo que ya saber debría,
que esa villa de Antequera - en grande aprieto se vía,
que el infante don Fernando - cercada te la tenía.
Fuertemente la combate - sin cesar noche ni día;
manjar que tus moros comen, - cueros de vaca cocida.
Buen rey, si no la socorres, - muy presto se perdería.

El rey, cuando aquesto oyera, - de pesar se amortecía;
haciendo gran sentimiento, - muchas lágrimas vertía;
rasgaba sus vestidudas, - con gran dolor que tenía,
ninguno le consolaba, - porque no lo permitía;
mas después, en sí tornando, - a grandes voces decía:

- Tóquense mi añafiles, - trompetas de plata fina;
júntense mis caballeros - cuantos en mi reino había,
vayan con mis dos hermanos - a Archidona, esa mi villa,
en socorro de Antequera, - llave de mi señoría.
Y ansí, con este mandado - se junto gran morería;
ochenta mil peones fueron - el socorro que venía,
con cinco mil de caballo, - los mejores que tenía.
Ansí en la Boca del Asna - este real sentado había
a la vista del infante, - el cual ya se apercebía,
confiando en la gran victoria - que de ellos Dios le daría,
sus gentes bien ordenadas; - de San Juan era aquel día
cuando se dió la batalla - de los nuestros tan herida,
que por ciento y veinte muertos - quince mil moros había.
Después de aquesta batalla - fue la villa combatida
con lombardas y pertrechos - y con una gran bastida
conque le ganan las torres - de donde era defendida.
Después dieron el castillo - los moros a pleitesía,
que libres con sus haciendas - el infante los pornía
en la villa de Archidona, - lo cual todo se cumplía;
y ansí se ganó Antequera - a loor de Santa María.


Como ya sabeis, la reacción del rey de Granada fue inútil: Antequera ya era cristiana.

Pues bien, el "Romance de Antequera" ha sido objeto de interés por parte de intérpretes de gran reputación. Os animo a que, música en mano, retrocedais 600 años en el pasado de mano de cuatro versiones del Romance (en la fotografía, una vista de la Alcazaba; a mano izquierda, a sus pies, queda toda la ciudad).




La primera de las cuatro versiones -la más extensa aunque con algún corte en el texto, de 23 minutos de duración- fue grabada por la discográfica Hèperion XXI en 1999, contando con la interpretación vocal de Begoña Olavide y con la dirección musical de Jordi Savall, al frente de varios especialistas de gran categoría. El resultado final es realmente increible. La segunda versión, denominada "El moro de Antequera" es una pieza distinta a la reseñada que narra la historia sentimental de un musulmán huído de tierras antequeranas por la conquista cristiana. Su desarrollo no es tan animado como el original "Romance de Antequera" pero su escucha es interesante. Grabado en 1999 por JMPA, Begoña Olavide vuelve a llevar la voz cantante. La tercera y cuarta grabación es una versión muy abreviada del texto original. El autor de la música de esta versión es Miguel de Fuenllana. La tercera grabación (procedente de Deutsche Grammophon y realizada en 1992) corre a cargo de Teresa Berganza, con Narciso Yepes a la guiterra. La cuarta grabación (procedente de EMI y realizada en 1960) la protagoniza Victoria de los Ángeles, con Graciano Tarragó a la vihuela. Con estos nombres sobran las palabras.

Y para terminar, aqui os dejo el enlace con las grabaciones. Espero que os sea de interés.


2 comentarios:

raimonserraianglada dijo...

Hola, he abierto un blog sobre Graciano Tarragó. Estoy buscando información de este músico y veo que sale mencionado en la gazzettabelcantista.
Mi blog es:
http://gracianotarragoguitarrista.blogspot.com/
Si encuentras interesante mencionar este link me encantaría pués mi blog es completamente desconocido
Gracias
raimon serra

shahram shokoohi dijo...

Hola como esta amigos? yo se la tema es differente pero quise compartir con usted!excursiones en estambul