domingo, 8 de abril de 2007

Cuando un amor no es correspondido

Corría el año 1812. Un Giacomo Meyerbeer de 21 años llegaba a la ciudad alemana de Munich para supervisar el estreno de la que sería su primera ópera, "Jephtas Gelübde" ("La hija de Jephté"). Era el comienzo de una carrera que con el paso de los años desembocaría en su etapa italiana y posteriormente en su celebérrima faceta dedicada a la "Grand Opera" francesa. Pero para eso todavía faltaban unos años. Ya tendremos tiempo en este blog de hablar del Meyerbeer maduro. Hoy nos vamos a centrar en el Meyerbeer veinteañero. Y lo vamos a hacer de mano de una de sus obras de juventud: la cantata Gli amori de Teolinda.

Meyerbeer era un compositor muy interesado por el virtuosismo vocal e instrumental. No resulta pues raro que dedicara una de sus obras a poner de manifiesto lo que la voz humana y un músico virtuoso pueden hacer con sus respectivos instrumentos. Y la obra protagonista de hoy es un perfecto ejemplo de ello. Atraido por este virtuosismo, en 1816 Meyerbeer crearía una cantata de proporciones temporales no precisamente ambiciosas (su duración apenas sobrepasa la media hora) pero sí vistosísima desde el punto de vista musical, en el que soprano y clarinete son los dos protagonistas: "Gli amori di Teolinda". Con libreto del reputado libretista Gaetano Rossi, la cantata sería estrenada en Verona el 18 de marzo de 1816, actuando como solistas la soprano Helene Arlas y al clarinete, Heinrich Joseph Baermann, virtuosos a los que Meyerbeer había conocido cuatro años atrás precisamente en el estreno de su primera ópera, como ya os comentaba al comienzo. Estamos pues ante una obra circunstancial y compuesta exclusivamente para estas dos personas, a las que Meyerbeer tenía en gran estima.

Formalmente, la obra se divide en ocho partes, que os comento a continuación:

Introducción: con ritmo Andante y de duración inferior a tres minutos, constituye la presentación orquestal de la obra. Elegante en su desarrollo, cuenta con interesantes intervenciones por parte de las cuerdas y sirve como adecuadísimo precedente a la entrada de la soprano solista, que en un clima de optimismo contenido reforzado por unas cuerdas que cobran vigor apuntilladas por los sones certeros del viento-madera hará su entrada en apenas unos segundos.

Cavatina: sin abandonar el Andante, la soprano hace su aparición en la obra haciendo gala de una tranquilidad inusitada por el bienestar psicológico que afirma gozar y el contexto plácido y pacífico en el que se encuentra, si bien por unos momentos la intranquilidad se adueña de ella. Musicalmente es una pieza no muy exigente, vocalmente en gran parte central. Su parte final es particularmente bella, ornamentada vocalmente pero sin excesos y con apariciones tímidas del que dentro de poco cobrará todo el protagonismo: el clarinete.

Recitativo: pasamos a un Allegro recitado con ascensos y descensos peliagudos al agudo y al grave respectivamente en el que la soprano solista reflexiona sobre su vida amorosa, ahora con una actitud claramente más negativista que en la cavatina anterior.

Instrumental: este Allegro Moderato sirve para la presentación oficial del clarinete en la obra, el cual, tras un pequeño diálogo al unísono con la soprano solista, emprenderá un camino en solitario en el que podrá mostrar al oyente su virtuosismo durante los siguientes minutos. Se trata de una pieza muy vistosa desde el punto de vista musical, con un acompañamiento orquestal que cumple a la perfección su papel de acompañante del instrumento solista.

Coro: este Allegro con Moto deja claro desde sus primeros compases que vamos a asistir a la irrupción de un coro de pastores en la obra. Se trata de una pieza sencilla de menos de tres minutos de duración en la cual se canta a la felicidad.

Recitativo: la soprano solista regresa con este Allegro de menos de dos minutos de duración en el que comenta la envidia que siente por la felicidad pastoril a la que acaba de asistir para a continuación volver a mostrar su desesperación por un amor no correspondido.

Cavatina: nos encontramos ante un Andante con variaciones dedicado al lucimiento personal de la soprano solista a la que posteriormente se sumará el clarinete. Es una pieza bastante exigente desde el punto de vista vocal, en el que se debe hacer gala de un generoso fiato y un adecuado dominio sobre la coloratura, que si bien no es abundante, sí está estratégicamente situada. Un desesperado "Ingrato, rispondi" nos llevará al momento culmen de la obra, que es el que a continuación llega.

Final: este Allegro molto Moderato se inicia con la participación de los pastores, que actúa como testigo de las reflexiones de la soprano solista. Efectivamente, tras unas palabras de ésta, el clarinete responderá con los comentarios en segundo plano del coro. Por unos momentos, la soprano se verá desbordada por la situación mientras el coro comenta la escena que está contemplando. Pero el clarinete actuará como bálsamo para un personaje que a todas luces parece estar desesperado. Efectivamente, su irrupción en la desesperación de la soprano provocará una calma notoria en el personaje protagonista, iniciándose así una conversación entre soprano y clarinete en el que orquesta y coro participarán como testigos rubricantes de una calma sobreviniente en el contexto dramático de la situación, poniéndose así punto y final a la obra.

¿Os parece que ahora nos lancemos sobre la versión? Para su audición os propongo la única grabación en estudio realizada de esta cantata. Data de 1981 y fue publicada por el sello Orfeo:




Se trata de una versión muy recomendable, con una Julia Varady en plenas facultades. El clarinete solista corre a cargo de un más que eficiente Jorg Fadle. Gerd Albrecht, afortunadamente muy dado a grabar este tipo de rarezas, comanda con gran precisión a la Radio-Symphonie Orchester Berlin y al RIAS Kammerchor.

Y para terminar, aqui os dejo el enlace. A disfrutarla, que merece la pena:

CD único

2 comentarios:

Public Library dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
shahram shokoohi dijo...

Hola como esta amigos? yo se la tema es differente pero quise compartir con usted!excursiones en estambul